PIDE PRESUPUESTO

LOS 10 primeros cambios hacia la sostenibilidad

Publicado por Autocares Capela el 6 de febrero de 2018 11:22:23 CET

Podría parecer que una palabra como sostenibilidad es demasido amplia para que podamos abarcarla de forma individual y que un mundo más sostenible sólo es posible si hay grandes cambios políticos, pero hoy os queremos dar 10 pasos que nos ayudarán a crear un mundo mejor desde nuestras casas.

1. Contratar el suministro energético de nuestra casa con compañías eléctricas que ofrecen energía únicamente de fuentes renovables.

Somos muchos los que estamos cansados del oligopolio de las grandes eléctricas. Parece que esta situación puede comenzar a cambiar gracias a “las otras” y lo hará de forma más o menos rápida dependiendo del apoyo que reciban por parte de los usuarios, es decir, nosotros. El camino lo han abierto las cooperativas de producción de energía verde,  que han logrado empezar a hacer tambalear el oligopolio gracias al apoyo de muchos consumidores que han querido romper para apostar claramente por la energía renovable.

No vamos a decir por lo que hemos investigado que sean más baratas aunque algunas se ofertan como tales, pues cuentan con importantes cargas impositivas y trabas legislativas que de momento impiden una guerra de precios, pero confiamos en que pronto pueda producirse gracias al apoyo de todos los desencantados con las grandes eléctricas.

¿Qué conseguirás? Contribuir significativamente a reducir  la emisión de CO2 y el riesgo derivado del cambio climático.

Aumentar la cantidad de alimentos que compramos procedentes de la agricultura ecológica, con denominación de origen, de producción local o simplemente frescos, de los que se encuentran en los supermercados y mercados.

Comprar los alimentos frescos en las tiendas de barrio o en los mercados de abastos benefician a tu salud, tu comunidad y al ecosistema en partes iguales. Consumir la fruta de temporada o la verdura local te garantiza que tendrás en tu mesa alimentos frescos que contienen todos sus nutrientes por no mencionar un sabor mucho más auténtico, sobre todo si tienes la suerte de vivir en Galicia donde el olor de un tomate puede hacer que se te salten las lágrimas de la emoción.

agricultura_ecologica.jpg

Comprar pescado de tu zona o carne fresca garantizan la subsistencia de los pescadores y ganaderos de tu comunidad. Se beneficia también el pequeño comerciante que apuesta por este tipo de producto y entre todos contribuimos al saneamiento de la economía local.

Consumir productos ecológicos puede ser algo más caro, pero muy recomendable si te lo puedes permitir. De todas formas, el producto fresco local marca una gran diferencia y no encarece el total de tu cesta de la compra.

¿Qué conseguirás? Esta sencilla acción mejorará mucho tu alimentación y contribuye como ninguna  a recuperar los caladeros, los campos de cultivo y los pastizales, mediante prácticas de pesca, agricultura y ganadería de bajo impacto en los ecosistemas, como la pesca extensiva, la agricultura ecológica y la ganadería trashumante.

Comer menos carne.

No se trata de caer en posturas extremistas y apostar por el veganismo como forma de vida. Si esta es tu filosofía, perfecto, probablemente ya estés muy implicado con la sostenibilidad en otros aspectos de tu vida.

Aquí nos referimos a comprar más verduras, legumbres, frutas y pescado para hacer que nuestra dieta vuelva a ser la sana dieta mediterránea que abandonamos en pos de la comida basura y los precocinados escasamente saludables.

¿Qué conseguirás? Además de mejorar tu salud, contribuirás a reducir la presión sobre los recursos de nuestro planeta y a reducir la amenaza del cambio climático.

Rechazar los productos de consumo (especialmente en productos de bricolaje y limpieza) con indicaciones de compuestos tóxicos (como “irritante”, “nocivo para el medio ambiente”) y comprar cualquiera de las muchas alternativas no tóxicas que existen en las tiendas.

Dale la vuelta a los envases y busca cualquiera de estos símbolos.

pictogramas peligro.jpg

¿Qué conseguirás? Contribuyes a eliminar los compuestos tóxicos en la industria, el transporte y el consumo, cumpliendo estrictamente reglamentos como el REACH y los límites de contaminación.

Sustituir trayectos en coche por trayectos a pie y en transporte público.

La progresión es la mejor manera de incorporar hábitos opuestos a los que tenemos actualmente. Si eres de los que va en coche a todas partes, probablemente no tardes muchos días en abandonar tu mejor intención inicial de levantarte 15 minutos antes para ir andando al trabajo.

Servicio-Discrecional-foto007.jpg

Nuestro consejo es que comiences poco a poco, incorpora en principio trayectos cortos que te permitan adaptarte con comodidad. Recuerda que 21 días es el mínimo de tiempo necesario para crear un hábito.

¿Qué conseguirás? Mejorar el transporte público hasta que pueda competir con el privado. Reducir la contaminación y la presión ambiental en las ciudades, además de mejorar tu salud.

Elegir un vehículo eléctrico o un híbrido si te vas a comprar un coche.

Hace apenas unos años no te hubiéramos dado este consejo ni locos. Afortunadamente, la tecnología ha avanzado mucho y los fabricantes dedican cada vez más recursos para desarrollar modelos eléctricos capaces de competir en prestaciones y precio con cualquier diésel o gasolina del mercado.

Tienes muchísima información rigurosa en internet: comparativas, opiniones de expertos e información sobre las ayudas del gobierno para la compra de estos vehículos.

¿Qué conseguirás? Enviar una clara señal a los fabricantes para que dejen de montar coches convencionales y fabriquen en masa eléctricos, con lo que bajará su precio y mejorarán sus prestaciones.

Usar el agua con parsimonia, en el baño y en el fregadero.

Puedes preguntar en ferreterías por mezcladores de aire. Son aparatos de sencilla colocación en cualquier grifo que reducen el consumo de agua al mezclarse con aire para conservar la misma presión con menos cantidad de agua.

Si tienes la suerte de tener un jardín, el sistema de riego por goteo es muy eficiente. Además puedes seleccionar especies con bajo consumo de agua a la hora de planificar tu jardín.

¿Qué conseguirás? Aumentar el margen de seguridad en el abastecimiento mediante un consumo eficiente de agua.

No comprar productos efímeros (de usar y tirar), mal diseñados, engorrosos o simplemente absurdos. Elegir productos de buenas calidad y duraderos.

No te dejes llevar por la compra compulsiva y la aparente comodidad. Un simple vaso de plástico, por ejemplo tiene una repercusión en el medio ambiente que puede resultar devastadora.

Utiliza vajillas de más de un uso, asegúrate de reciclar el plástico si no tienes más remedio que usarlo y evita los envases de poliestireno que no se degradan nunca.

Untitled design (2).png

¿Qué conseguirás? Ayudas a implantar el diseño sostenible de los productos como requisito mínimo de calidad.

Cuestiona las políticas de sostenibilidad de instituciones oficiales, empresas y ONGs

Visita sus páginas web y participa comentando o solicitando información en las redes sociales.

¿Qué conseguirás? Incrementar la cantidad y calidad de la información que reciben los ciudadanos sobre sus posibilidades de cooperar en la mejora del medio ambiente.

Preferir aquellos productos con etiquetas y certificaciones oficiales de calidad ambiental.

Por ejemplo, electrodomésticos A+++. Rechazar productos con etiquetas meramente publicitarias, como “eco”, “bio”, “verde”, etc.

Etiquetas y certificaciones oficiales:

post-etiquetas.jpg

¿Qué conseguirás? Potenciar los criterios de sostenibilidad en toda la cadena de producción de las empresas.

Ya sabes, incorpora estos sencillos gestos a tu vida diaria y da un paso en firme hacia la sostenibilidad. Cuéntanos de qué manera la incorporas en tu vida diaria.

Solicita la tarjeta de cliente Grupo Capela 

Etiquetas: Medioambiente y reciclaje, consejos

Publicado por Autocares Capela